Ritual de San Valentín para atraer el amor 1

Ritual de San Valentín para atraer el amor

Cuenta la leyenda que el emperador Claudio II prohibió casarse a los jóvenes porque los solteros sin hijos eran mejores soldados. Un sacerdote convertido al cristianismo llamado Valentín, consideró injusto el decreto y desafió al emperador casando en secreto a parejas de jóvenes. Valentín acabó decapitado. Es por eso que se considera a San Valentín el patrón de los enamorados.

Este día tan importante para el amor, millones de personas en todo el mundo piden, desean y rezan a este santo para solucionar sus problemas de amor.

Es un día muy especial por todas las energías positivas de amor que se envían desde todas partes al universo. La energía del amor es la más poderosa que existe. Haciendo un ritual, aprovecharemos estas energías a nuestro favor.

Cómo hacer este ritual de San Valentín para atraer un nuevo amor

Los rituales de San Valentín, no sólo son para parejas, también para los que deseamos un nuevo amor. Debemos pedir un amor que nos haga muy feliz, pues así tendrá todos los componentes que deseamos en una pareja y nos gustará seguro.

Para pedir un nuevo amor, necesitamos un plato blanco, un velón rojo (en su defecto una vela roja), anís estrellado, mirra, una cartulina roja cortada en forma de corazón, aceite de rosas o aceite de oliva y la oración de San Valentín que la podemos buscar por internet.

Recortaremos la cartulina en forma de corazón y escribiremos nuestro nombre y nuestra fecha de nacimiento dentro del corazón con un rotulador también rojo (en su defecto con lápiz). Escribiremos en el velón de arriba hacia abajo (desde el pabilo hacia la base) la palabra “Amor” o “Nuevo amor” y lo vestiremos con aceite de rosas (ponernos un poco de aceite en las manos y pasarlas por el velón, también de arriba hacia abajo).

Pondremos el corazón encima del plato y encima de este nuestro velón, procurando que se vea nuestro nombre.

Alrededor del velón y por encima del corazón esparciremos mirra y nueve anises estrellados. Es importante que los anises estrellado sean nueve pues es el número de la concepción.

Encenderemos el velón y con total concentración en lo que vamos a pedir, delante de la vela encendida vamos a leer la oración de San Valentín. Al terminar la oración, pediremos con nuestras palabras al universo un amor que nos haga muy felices.

 Ejemplo: “Decreto que las energías supremas del amor, me concedan tener un nuevo amor que me haga muy feliz. Que así sea, así es, echo está. Gracias por concederme mi deseo”

Debemos dejar consumir el velón. Los restos se pueden tirar a la basura menos el corazón que lo podemos doblar y guardarlo en un sitio que no esté a la vista de la gente.

En mi canal de Youtobe tarot y rituales Karmen, está este ritual por si tenéis alguna duda al ejecutarlo.

Para rituales personalizados, podéis poneos en contacto conmigo al teléfono 659644897. Os atenderé encantada.

Ritual de San Valentín para recuperar a mi ex

El amor puede ser el sentimiento más maravilloso del mundo, pero algunas veces también puede ser el sentimiento más amargo.

El día de San Valentín (en algunos países también el día de la amistad), podemos aprovechar todas las energías de amor que se mueven a nivel mundial para recuperar a la persona amada.

Cuando nuestra pareja está distante, cuando parece que ha perdido el interés, cuando se distancia, cuando en una pelea o discusión lo hemos dejado y queremos que vuelva, este ritual nos va a venir bien para que se deje llevar por el sentimiento de amor y venga a nosotros otra vez, con más compromiso que antes.

Este ritual no es un amarre para que vuelva a nuestro lado la persona amada por la fuerza, es un ritual para que vuelva a nuestro lado de forma voluntaria. No se puede alterar los componentes, podemos elegir uno de los dos, pero no alterarlos. Es importante hacerlo con fuerza, concentración y seguridad de que esta persona va a volver con nosotros.

Necesitamos un cuenco, o plato hondo. Azúcar moreno (si no tenemos, podemos utilizar azúcar blanco). Pétalos de rosa rojas. Una vela roja larga o un velón rojo pequeño. Un hilo rojo. Fotos de los dos por separado, una de la persona amada y otra nuestra. Un vaso pequeño de vino tinto.

En la foto de cada uno, vamos a escribir el nombre completo y la fecha de nacimiento.

Empezamos el ritual encendiendo la vela, mientras preparamos el cuenco. Vamos a juntar las fotografías que se junten las caras. Así juntas las vamos a doblar varias veces hasta que se nos quede un cuadrado pequeño. Con el hilo rojo, vamos a enrollar las fotografías hasta que nos quede un canutito totalmente rojo, y le haremos tres nudos para sellarlo.

En el cuenco, vamos a poner el azúcar moreno y encima el rollito rojo de las fotografías. Vamos a añadir los pétalos de rosas y el vasito de vino tinto por encima.

Cogemos en las manos el cuenco, ya relleno con todos los ingredientes y mirando a la vela, vamos a repetir siete veces el nombre de la persona que deseamos que vuelva a nosotros. Dejamos el cuenco enfrente de la vela, hasta que se consuma esta. Una vez consumida la vela, o al día siguiente, rescatamos el rollito con las fotografías, y las ponemos a secar.

Todos los ingredientes del cuenco y los restos de la vela, se pueden tirar. Una vez seco el rollito, lo guardas en un paño color rojo, rosa, o en su defecto blanco.

Este ritual para que vuelva a ti, lo vamos a hacer el día de San Valentín, pero también se puede hacer en otro momento. Se tiene que hacer en luna creciente o llena, y en viernes preferiblemente. Recordemos que todo ritual tarda entre diez y cuarenta y cinco días en tener resultados.

Ritual de San Valentín para reforzar el amor de mi pareja

Conservar un amor no siempre es fácil. Hay un dicho popular que compara el amor con una planta, que para que crezca tenemos que regarla y mimarla. Si ya tenemos pareja y queremos conservarla y mimarla, el día de San Valentín es idóneo para hacer un ritual de amor con nuestra persona amada.

Se cree que el actual Día de San Valentín tiene su origen en una festividad de tres días en la Antigua Roma. Cristianamente se celebra San Valentín a partir del año 494, cuando un papa proclamó santo a un sacerdote llamado Valentín, que había casado a ciento de jóvenes en secreto, en contra de las ordenes de un emperador romano, y decapitado por ese motivo.

Este ritual de San Valentín es para las parejas, para alimentar el amor, endulzarlo, conservarlo y volver a generar la pasión entre los dos. Sería ideal poder hacerlo con la persona amada, aunque generalmente el género masculino no es tan romántico como nos gustaría al género femenino, sí que los podemos inducir a hacer el ritual solapando un poco nuestras intenciones.

Si estamos en casa, esa noche podemos hacer una cena romántica (cuando se acuesten los niños si tenemos) y poner en el centro de la mesa este ritual. También si salimos a celebrarlo fuera o por causas familiares no se puede hacer en una cena, podemos encerrarnos en nuestro cuarto y ponerlo encima de la mesilla de noche o incluso en el suelo mientras desatamos toda nuestra pasión con la persona amada.

Para este ritual de San Valentín necesitamos un plato blanco, una vela roja, una vela rosa, una rosa roja, un cuarzo rosa, miel y la foto de la pareja. Si no tenemos una foto de los dos, podemos sacar la foto de cada uno por separado y encima del plato las juntamos.

Escogeremos la vela que nos va a representar a nosotros y la vela que va a representar a nuestro amado. Si queremos fogosidad y pasión en la otra persona le adjudicaremos la roja y nosotros nos quedamos con la rosa. Si queremos romanticismo y dulzura en la otra persona le adjudicaremos la rosa y nosotros la roja. Escribiremos en la vela con un palillo o cuchillo (nunca tijeras) el nombre que hemos elegido para cada uno, de arriba hacia abajo (del pabilo a la base) y las vestiremos (con un poco de aceite en la mano untaremos la vela de arriba hacia abajo).

Encima del plato pondremos la foto y alrededor de la foto crearemos un círculo de pétalos de rosas. Pondremos las dos velas una al lado de otra y vamos a rociar con un poco de miel todo el ritual.

Encendemos las velas y mientras vamos poniendo la miel, pediremos en voz alta a San Valentín que nos conserve nuestra pareja, que la dulcifique, que le crezca la pasión o que se vuelva más romántica, depende de lo que cada uno necesite de la pareja.

La miel debe de caer sobre los pétalos, sobre la foto, sobre las velas para que todo el ritual se queme con dulzura y amor. Cuando se consuma las velas, podemos tirar todo a la basura, pues estará tan impregnado que no se puede guardar.

Si queréis un ritual personalizado o una consulta de tarot para ver en profundidad vuestro caso, poneos en contacto conmigo al teléfono 659644897. Os atenderé encantada.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× Escríbeme por WhatsApp